Remedio casero y natural para los ligamentos

Antiguamente cuando una persona sufría un esguince, la visita al traumatólogo era casi una utopía, lo que generalmente se llevava a término era la aplicación de emplastos calientes y se inmovilizaba en lo posible al paciente hasta la recuperación total.

Aplicaban como remedio casero para los esguinces cataplasmas calientes, con un producto muy habitual y conocido, la patata; las ponían a cocer y cuando ya estaban blandas, las chafaban rapidamente y, cuando estaban tíbias las colocaban en la zona en forma de cataplasma durante almenos una hora. La desinflamación de la zona afectada por el esguince estaba asegurada.

Otro de los remedios que aplicaban para reducir el dolor y la inflamación que sigue al esguince, era la de calentar hojas de romero y aplicarlas a la zona afectada en forma de emplasto, éste se mantenía en la zona mientras estuviera caliente.

Por último otro remedio popular que se aplicaban al traumatismo de los esguinces, era el de tomar infusiones de harpagofito, los desinflaman y reducen el dolor (dos tomas al día).

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: